Tartamudez infantil

Es probable que hayáis observado que vuestros hijos atraviesan un proceso, donde explican lo que han hecho durante el día en la escuela, expresan sentimientos o miedos y cada día adquieren más vocabulario. Todos estos hechos, hacen que inicien una nueva etapa que suele preocupar mucho a los papás, pero veréis que es un hecho muy usual.

Durante el desarrollo lingüístico del niño, entre los 2 y los 5 años, pueden surgir algunos problemas en la fluidez del lenguaje, caracterizados por la repetición de palabras, titubeos, silencios demasiados largos,etc. Aunque no hay que alarmarse, si estos problemas persisten más allá de tres o cuatro meses, es momento de acudir a un especialista: el logopeda.

La tartamudez infantil se puede definir como la dificultad para hablar en el niño, con tendencia a repetir sílabas o palabras, que pueden incluir titubeos o “muletillas”. Puede estar causada por varios factores: por la mala reestructuración del lenguaje durante el desarrollo del habla del niño; por faltas de coordinación (el niño no sabe ordenar bien las palabras y le provoca dudas e inseguridad, lo que conlleva que no haya fluidez); por un bloqueo emocional del niño (ambiente negativo en casa, con discusiones, peleas,etc) o porque el niño sea demasiado autoexigente o su familia, e intente hablar con lenguaje adulto, entre otros factores.

Los primeros bloqueos o “disfluencias” suelen aparecer entre los 2 y los 5 años, en la etapa de desarrollo lingüístico. En cuanto aparecen, es normal que duren unos dos ó tres meses. Si la duración se alargase en el tiempo, es conveniente acudir al especialista, en este caso, el logopeda, porque si no, se corre el riesgo de que estos bloqueos lingüísticos perduren en el niño.

Lo que nunca se debe hacer:
-No escuchar a nuestros hijos.

-Terminar las frases o las palabras. Debemos dejar que el niño termine sus frases y darle tiempo para ello, aunque para ello necesite unos minutos. El tipo de ayuda que requiere no es terminarle las frases o las palabras, sino dar tiempo para que sean ellos mismos los que lo hagan.

-Meterle prisa, porque eso genera ansiedad en el niño y cada uno necesita un tiempo para originar su palabra o frase.

-No mantener en casa un ambiente tranquilo, en armonía.

En cuanto al tratamiento, la logopeda recomienda que cuanto antes se intervenga, mejor para el niño. En edades tempranas, entre los 2 y 5 años cuando suele aparecer la tartamudez, el tratamiento se basa en un programa de prevención en el entorno familiar y escolar en el que se trabaja más con la familia y docentes que con el niño directamente.

En resumen:
-Los primeros trastornos suelen aparecer entre los 2 y los 5 años, y pueden ser normales si no superan los dos o tres meses de duración.

-Cuando se alargan en el tiempo, es necesario acudir a un logopeda. Cuanto antes se atajen los bloqueos lingüísticos, mejor.

-Es necesario que se dé tiempo al niño para estructurar y ordenar las palabras y frases, no terminarlas nosotros y mantener un ambiente tranquilo y relajado en casa.

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>